NO FUTURO - tarot

 

Hablar de uno mismo o de lo que uno hace nunca es fácil, lo digo porque hablar de este tarot es hablar de mi y de mi relación con el futuro, con la imagen y su interpretación. Esta era una idea que tenía hace mucho tiempo y cuando digo mucho tiempo es porque hace años quería reinventar el tarot de marsella.


Dejando de lado el concepto del inktober me gustaría resaltar lo que es el contenido y la representación de las cartas más allá de su componente estético; el tarot, parece una serie de sentencias en las que fluye la desgracia y en las que lo terrible es parte del entorno de cada una y en el momento de tomar esas imágenes, dejando de lado su carga semiótica y sus significados busqué la manera de relacionar esas sentencias con el placer, con eso que nos hace humanos, más que una imagen en la que un ser realiza una acto y a partir de ese se cree poder conocer el futuro, preferí traerlo al presente en el cual se vanagloria de su connotación. Ya teniendo esta base y una idea clara de lo que quería representar empecé a dibujar los bocetos olvidándome totalmente del orden en que la baraja está planteada, sabía que no podía someter un proceso creativo a factores tan técnicos, teniendo en cuenta que ya estaba tomando licencias creativas como suprimir el color que al momento de la lectura tiene una papel muy importante, por otra parte sabía que estas solo eran una serie de imágenes en forma de carta y haciendo referencia a ellas mismas como un trabajo personal, mas no a lo que representar así que sería imposible lograr una lectura como tradicionalmente se hace con ellas.

Hace poco hablaba de la crisis previa a la primera publicación, realmente la noche del 30 de septiembre fue un momento en el que dudé de lo que había hecho y teniendo en cuenta que lo que estaba viendo no me hacía sentir seguro y no parecía ser lo que esperaba; pero con el pasar de los días comprendí que el tarot no es una carta, no es un personaje que puede contar una historia solo; es una imagen que fluye entre otras para realmente ser un tarot y como he dicho siempre, el inktober es un proyecto que me tomo muy enserio.

Entre las expectativas que tenía estaba poder publicar el mazo completo y poder distribuirlo, pero tal vez era algo muy idealista, pero tampoco quería que el proyecto quedara en publicar las imágenes en instagram y ya. Después del sorteo que hice en instagram para regalar una carta, decidí venderlas en formato de cuadro, para que de esta forma las personas pudieran tener una parte del tarot.

 

 

Dejo un link a la lista de reproducción que en cierto modo inspiró cada carta.

https://open.spotify.com/playlist/7qve...