Aunque eso de pintar los figurines y las manos de madera son un cliché tremendo, no quería quedarme sin hacerlo, y qué mejor forma que con flores y arabescos azules. Esto, no fue más que un ejercicio de pintura sobre madera que ahora son objetos de decoración que proponen tendencias y marcan la diferencia.